UNIDOS EN LA RESTAURACIÓN DE NUESTRA IGLESIA

UNIDOS EN LA RESTAURACIÓN DE NUESTRA IGLESIA
AYÚDANOS A SEGUIR ADELANTE

DÉJATE LLENAR DE SU PRESENCIA...

CANDELARIA 2018

Celebración de la Virgen de Lourdes 2018 en Íllora

MIÉRCOLES DE CENIZA 2018 EN NUESTRA COMUNIDAD DE ÍLLORA

SAN ROGELIO, MÁS QUE EL PATRÓN DE LA LOCALIDAD

NUESTRA MADRE DEL CARMEN...LA SEÑORA DE CADA HOGAR ILURQUENSE

DOMINGO DE RAMOS 2017 EN LA PARROQUIA DE ÍLLORA

MIÉRCOLES SANTO EN LA PARROQUIA DE ILLORA 2017

JUEVES SANTO 2017 EN LA PARROQUIA DE ÍLLORA

VIERNES SANTO 2017 EN LA PARROQUIA DE ÍLLORA

CELEBRAMOS A MARÍA INMACULADA, LA VIRGEN MILAGROSA

El 27 de noviembre de 1830 la Virgen Santísima se apareció a Santa Catalina Laboure, humilde hija de la caridad, y se le apareció de esta manera: La Virgen venía vestida de blanco. Junto a Ella había un globo luciente sobre el cual estaba la cruz. Nuestra Señora abrió sus manos y de sus dedos fulgentes salieron rayos luminosos que descendieron hacia la tierra. María Santísima dijo entonces a Sor Catalina:

"Este globo que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos. Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre. Me siento tan contenta al poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que no me invocan jamás! Y muchos de estos rayos preciosos quedan
perdidos, porque pocas veces me rezan".


Entonces alrededor de la cabeza de la Virgen se formó un círculo o una aureola con estas palabras: "Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti".

La devoción a la Virgen Inmaculada ha sido desde entonces muy extendida entre las Hijas de la Caridad, allá dónde han estado presentes. Se imprimieron medallas con la imagen que había contemplado Santa Catalina Labouré, con la invocación: ¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!, y fué tal la acogida entre el pueblo cristiano, que junto al escapulario de la Virgen del Carmen, son los dos sacramentales más venerados en el pueblo cristiano.
Los prodigios que se le atribuyen a esta medalla, no utilizada como un talismán, sino como un recordatorio de que como cristianos, debemos vivir coherentemente con nuestra fe, hizo que muy pronto se le añadiera el apelativo de "milagrosa", y que por ende, a la Virgen Inmaculada de las Hijas de la Caridad, se le llame, Virgen Milagrosa.

En Íllora, junto a las Capillas de la Virgen del Carmen, también visitaban los domicilios de los vecinos, una Capilla de la Virgen Milagrosa, y también de la Virgen del Perpetuo Socorro.

Cada año, celebramos la fiesta de la Virgen Milagrosa, el 27 de Noviembre, trasladando desde el domicilio particular que posee esta Capilla de la Virgen a la Iglesia dicha Capilla, y celebrando un Triduo en su honor.

Ayer comenzamos este Triduo, que terminará mañana Jueves.

A las 6 y media de la tarde comenzamos rezando el Santo Rosario, las oraciones propias del Triduo, y a las siete de la tarde, D. José Luis Ontiveros López, nuestro Párroco, preside y predica la Eucaristía.












































D. MANUEL MONTOYA PELÁEZ, SACERDOTE Y PERSONA EXCEPCIONAL



Esta tarde, a las 7, nos uniremos en la oración y la gratitud por una vocación, una vida entregada, un sacerdocio comprometido, y el testimonio de una fe, que en todo lo que hacia, mostraba que Cristo era el Rey de su vida. Descanse en paz, D. Manuel Montoya.

ENTRE CASTAÑAS ANDABA LA CATEQUESIS


En los días siguientes a la Festividad de Todos los Santos, y la Conmemoración de todos los fieles difuntos, hemos tenido unas tardes muy animadas, con todos los grupos de catequesis de nuestra Parroquia de Íllora.
A iniciativa de nuestro Párroco, hemos organizado una fiesta de las castañas...algo que no puede faltar en nuestras casas en estos días, y de camino, con fichas animadas con dibujos, y la colaboración de los catequistas, hemos explicado el sentido de estas fiestas, y lo que es propio de nuestra cultura, y no lo que hemos importado de otras.























































































































Y es que nuestro Párroco, se siente un niño más entre ellos, y comparte la misma ilusión que brota de sus ojos.

También recordando nuestra propia infancia, organizamos un concurso de faroles hechos de melón, que nos llamó la atención, la cantidad de niños que vinieron con ellos, a pesar de que a la misma hora, había una fiesta de Halloween organizada por nuestro Ayuntamiento. Todos los que participaron se llevaron su regalo.











Gracias a nuestro Párroco, vivimos unos momentos inolvidables para todos...y muy educativos.