UNIDOS EN LA RESTAURACIÓN DE NUESTRA IGLESIA

UNIDOS EN LA RESTAURACIÓN DE NUESTRA IGLESIA
AYÚDANOS A SEGUIR ADELANTE

DÉJATE LLENAR DE SU PRESENCIA...

CANDELARIA 2018

Celebración de la Virgen de Lourdes 2018 en Íllora

MIÉRCOLES DE CENIZA 2018 EN NUESTRA COMUNIDAD DE ÍLLORA

SAN ROGELIO, MÁS QUE EL PATRÓN DE LA LOCALIDAD

NUESTRA MADRE DEL CARMEN...LA SEÑORA DE CADA HOGAR ILURQUENSE

DOMINGO DE RAMOS 2017 EN LA PARROQUIA DE ÍLLORA

MIÉRCOLES SANTO EN LA PARROQUIA DE ILLORA 2017

JUEVES SANTO 2017 EN LA PARROQUIA DE ÍLLORA

VIERNES SANTO 2017 EN LA PARROQUIA DE ÍLLORA

ADVIENTO 2012






“SE ACERCA NUESTRA LIBERACIÓN” Lc21, 25-38.34-36

         Iniciamos un camino, el Adviento, que nos invita a una renovación interior, para que el gozo y la seguridad, de que el Señor viene a nuestra vida, contagie toda nuestra existencia, haciendo brillar la esperanza más auténtica, en medio del horizonte tan desconsolador que la crisis económica, nos dibuja cada día.

         El Adviento 2012, debe ser para cada uno de nosotros, un encuentro personal con nuestra fe, con el regalo de la fe que Dios nos ofrece diariamente, y que nosotros desde nuestra libertad, aceptamos o rechazamos.
         Aceptarlo, supone vivir con una confianza: que no estamos solos en el camino de la vida, que Dios viene a nuestro encuentro en cada persona, en cada acontecimiento, en nuestro trabajo y en nuestro ambiente, para llenarnos de fuerza, y que por nuestro compromiso, con la unión de todos los que compartimos una misma fe, la oscuridad se vaya inundando de luz, la tristeza de consuelo y paz interior, del gozo de la presencia del Señor.
         Pero esa fe recibida y aceptada por nosotros, también necesita que cada uno, la vayamos puliendo, le quitemos las asperezas, las rutinas, la falta de compromiso, la visión única, que la llenemos de amor, de esperanza, y no hay mejor escuela de fe, que los sacramentos y la Palabra de Dios, diariamente leída, meditada y hecha vida en nosotros.
         Os animo a vivir este mes de Diciembre intensamente, con una participación activa en la Eucaristía, con la lectura diaria de la Palabra de Dios, con la ayuda a nuestro prójimo, y reconociendo nuestra debilidad y necesidad de Dios, mediante el Sacramento de la penitencia. Porque prepararle el pesebre al Niño  Dios, comienza preparando nuestro propio corazón a su nacimiento. Ya sea aquí en nuestra Parroquia, ya sea en otra, aprovechemos este tiempo de Adviento para confesarnos, para poner cada cosa de nuestra vida, en su justo lugar, y para sentirnos acogidos por el amor de Dios, que viene a llenarnos de vida, fuerza e ilusión.
         ¡No dejemos que los problemas y la tristeza puedan más que nuestra esperanza…se acerca nuestra liberación”.
José Luis Ontiveros López.


No hay comentarios: